Que no canción de pedro Marín

Que no – Pedro Marín

A principio de los años ochenta se produjeron en España dos desconcertantes descubrimientos sociológicos:  Que los hombres no compraban la revista Interviu para leer los reportajes, y que buena parte de las mujeres no acudían a los conciertos para escuchar música.

El fenómeno “fan”, que perdura hasta nuestros días, consiste en esencia en subir a un escenario a un tipo que no saldría vivo ni de un garito de moteros ni de un bar de ambiente (por motivos diferentes, of course), vestirlo con la ropa de su hermana (cambiando de sitio los rellenos) y dejar que berree cualquier despropósito musical mientras pone cara de estar liberando con la lengua un trozo de pollo atascado entre los premolares. Con tan sencillos ingredientes (y unos cuantos milloncejos invertidos en una inmisericorde campaña de marketing) se consigue desencadenar la furia hormonal de miles de adolescentes, traducida en espeluznantes alaridos de histeria capaces de acabar hasta con la corchea más resistente. Se llegaron a dar casos en que el sistema de amplificación del concierto falló y las fans ni se dieron cuenta.

leif garretGrandes exponentes del fenómeno fan fueron un tal Iván (pronúnciese por separado si no quiere tener problemas con la cía), los Pecos (“el rubio, el moreno, los dos están muy buenos”, jaleaba la horda de chicas románticas que les seguía), Chan y Chevi (nunca le pidas al payaso de micolor que te busque un nombre artístico), Leif Garret (en la foto de la derecha, antes y después de acabar con todas las existencias de nandrolona de Minnesota tras abrir los frascos a cabezazos), los teens, Mabel, Gonzalo y otros tantos produc… artistas que poblaron el panorama musical español y las carpetas de las prepúberes.

Y dentro de estre muestrario de seres andróginos con derecho a póster hemos de reservar el lugar que le corresponde al amigo Pedro Marín, que en los ochenta perpetró temas del calibre de “Aire” ,  “Cantaré”,  “Puente de colores” y  “Laura”. Desde luego, lo que no se le puede discutir al muchacho es que no haya sido consecuente con su carrera musical: todos sus hits son  una mierd…. de un nivel de calidad similar.

Hoy nos detendremos en uno de los éxitos más sonados de pedro Marín, que lleva por título  “Que no” .Originalmente se iba a llamar “el dulce aleteo de tu quizás”, pero nuestro protagonista no acababa de verlo y optó por un título más categórico y con menos fricativas.

La letra es el arquetipo de la rima consonante, pero a través del novedoso método de rimar cada palabra final consigo misma. A modo de ejemplo, la primera estrofa:

Loco, poco a poco por ti,
hablo solamente de ti,
sólo, encerrado en ti,
muero lentamente sin ti.

Con dos cojones. Mientras Machado y compañía se devanaban los sesos buscando términos que rimaran y que a la par mantuvieran el sentido del poema, el autor de la presente sonata descubrió los beneficios de la estrofa a piñón, en la cual da igual cómo empieces, porque de antemano se sabe dónde vas a acabar (en ti, más concretamente).

No, que no, que no,
quisiera verte, no.
Que no, que no.
Más tarde, ahora no.
Que no, que no.
Me dices sí, y es no.

Descubierta la fórmula magistral de la rima/bucle, tan sólo era cuestión de sacarle partido: de 26 palabras contenidas en la estrofa, que y/o no aparecen en ¡15 ocasiones!. Mi sobrina de 5 años cuando quiere que le compre chuches es menos reiterativa. Por lo demás, el protagonista del temazo Que no presenta todos los síntomas de padecer un trastorno obsesivo compulsivo merecedor de una orden de alejamiento. Vean la siguiente estrofa, si aún no están convencidos:

Que no,
no aguanto esta tortura,
basta, no.
Que no, que no.
Te quiero pero no.
Que no, que no.
Prefiero ser su no.
Que no, que no
Te niegas si es que no.
Que no, que no.
No aguanto esta tortura…

Y así hasta el infinito y más allá. Mención especial para el críptico “te niegas si es que no”, merecedora de pasar a los anales  como la frase peor construída de la historia.

El video de la canción Que no es sin duda fruto de la venganza de algún realizador contra el bueno de Pedro Marín. Sobre un fondo psicocutre le hicieron al pobre interpretar la pieza musical mientras sufría un brote agudo de epilepsia (o eso o le enseñó a bailar mi abuela)

¿Consideras que el tema Que no de Pedro Marín es la peor canción de la historia? Vota!

VN:F [1.9.22_1171]
¡Vota! Cuanto peor te parezca la canción, más estrellas debes darle
Votaciones: 5.1/10 (36 votes)